moladora o amoladora


¿En tu trabajo necesitas cortar, desbastar, pulir o cepillar?. Elige tu moladora o amoladora para uso casual o intensivo.

Cómo escoger una moladora o amoladora

La moladora o amoladora es un utensilio que hace rotar un disco a muy elevadas revoluciones. En función del disco elegido se pueden desarrollar trabajos de bricolaje totalmente distintos.

De este modo con una moladora o amoladora se realizan trabajos de corte, desbaste (retirar material), lijado, pulido y abrillantado, que son las utilizaciones más habituales en diferentes tipos de materiales como pedruscos, tochos, cerámica, granito, metal, listones…

Cosas que deberías conocer al seleccionar una moladora o amoladora

  • Fuerza: limita la amplitud de trabajo. A más amplitud de vatios (W), o lo que es lo mismo a mayor watios, mayor capacidad de trabajo tiene la moladora o amoladora y mayor se ajusta en materiales distintos. Puedes optar entre moladora o amoladora de 750 W, de 1500 W de potencia y de más de 1500 W.
  • Medida de la moladora o amoladora. La dimensión de la moladora o amoladora viene determinada por el disco.
  • Miniamoladoras: son las de 115 mm y 125 mm. Son ideales para trabajos donde debido al pequeño espacio de trabajo necesitamos algo pequeño para maniobrar bien. Gracias a su mínimo peso y dimensión son adaptables a cualquier situación. Se manejan para cortar y desbastar materiales de complejo acceso; para materiales más blandas; y para trabajar anchuras de hasta 20-30 mm. Una miniamoladora funciona para ejecutar distintos tareas en tu residencia: decapar tablas o metales, corte de conductos, varillas metálicas, cortar terrazo, limar, etc.
  • Amoladoras grandes: las de 230 mm tienen más fuerza y se emplean para reparaciones más pesadas. Se utilizan para cortar y desbastar espacios grandes y para aplicarse en materiales de espesores de hasta 60 mm. Es necesario su uso en una mesa de trabajo.

En este espacio de herramientas siempre informamos sobre herramientas de todo tipo e incluso, siempre brindamos consejos sobre el empleo útil de las mismas.

Hoy, vas a explorar qué es la moladora o amoladora y para qué sirve.

moladora o amoladora: ¿Qué es? y ¿Para qué sirve?

¿Qúe es la moladora o amoladora?

La moladora o amoladora es un utensilio eléctrico, manual y está constituida por un mecanismo eléctrico de fuerte fuerza, que se halla acoplado mediante engranajes reductores (si se trata de amoladoras angulares) o directamente al eje del mecanismo (en el caso de las amoladoras rectas). Es en la punta del eje donde se une el disco. Los discos para amoladora que se manejan limitan la acción a desplegar o podría pensarse al revés en realidad, según el trabajo a desarrollar, se adoptará un disco determinado para realizarla correctamente.

¿Para qué sirve la moladora o amoladora?

Este es seguramente el punto más notable, porque concretar para qué vale la moladora o amoladora te posibilitará entender qué tipo de valor puedes conseguir en tu lugar de trabajo.

la moladora o amoladora es perfecta para ejecutar una altísima suma de opraciones, ya sea de forma experta, en la fábrica como también para tareas de artesanía y eso es debido a su formidable versatilidad.

Aunque no lo dirías nunca, con un modelo pequeño podrás perfectamente cortar mármol con la moladora o amoladora, además de recortar cerámica con la moladora o amoladora o incluso aprovechar la moladora o amoladora con el fin de cortar pared.

Resumiendo:La clave para asimilar para qué es efectiva la moladora o amoladora es entender que funciona a la perfección para desarrollar trabajos de corte, pulido y desbaste.

Podemos distinguir dos tipos de amoladoras: las pequeñas, también denominadas mini amoladoras, que gastan discos de 115.mm o 125.mm, y sus potencias suelen estar entre los 500W y los 1500W y las normales, que suelen utilizar discos de 230.mm, y lógicamente con potencias más altas, situándose entre 2000W y 2600W.

Como hemos comentado, dependiendo la tarea a hacer, será necesario qué disco a utilizar. Y deberemos saber bien qué necesitamos hacer pues encontraremos una amplia diversidad de alternativas, siendo los más típicos los discos para pulir y el conocido disco diamantado… ¡Descubre la amplia gama de discos para amoladora!

Empleos de la moladora o amoladora

Debemos tener claro que comprar la moladora o amoladora es perfecto tanto para los inusuales trabajos de nuestro hogar así como las tareas en el ámbito profesional. la moladora o amoladora son herrramientas que no tienen desigualdad entre ambos mundos. Normalmente solemos tener en la cabeza la idea preestablecida de que para tareas profesionales demandaremos moladora o amoladora más potentes y duras, este pensamiento no obedece a ninguna norma.

En algunas de las tareas domésticas demandaremos de un uso intensivo de la moladora o amoladora, y por el contrario en puntuales trabajos profesionales el uso de la moladora o amoladora es menor que un uso doméstico por lo que no necesitaremos comprar el modelo más caro. La premisa es clara tendremos que seleccionar y elegir el artículo habiendo analizado el uso que le vayamos a dar a la moladora o amoladora, independientemente de que su función sea para trabajos del hogar o profesionales.

Aplicaciones de la moladora o amoladora

Como ya hemos dicho la moladora o amoladora sirven para muchas funciones como por ejemplo: lijar, pulir o hacer cortes finos en metal… Especialmente en el corte esta pequeña sierra saca su mayor rendimiento ya que estos son rectos y limpios.

En internet se encuentra, habitualmente, lo más normal, dos tipos de la moladora o amoladora: Las normales y las minis. La principal diferencia es la tipología de trabajo que debemos ejecutar. Mientras que los trabajos más tranquilas se se pueden realizar con una mini, las tareas exigentes se suelen ejecutar con la moladora o amoladora normales.

Uso de la moladora o amoladora en el ámbito técnico

la moladora o amoladora da unos ideales rendimientos en cuanto a los cortes que genera, ya que desarrolla cortes rectos y límpios.

Paralelamente, gracias a la moladora o amoladora, se consigue una superior efectividad a causa del ahorro en la duración en el trabajo realizado.

Un ejemplo de labores que se pueden concluir con la la moladora o amoladora, son cortes con aristas en tubos de acero. En definitiva, haciendo un corte en el tubo con un codo a 45 grados, obtendremos dos tubos, que si los pegamos, formarán un ángulo de 90 grados, de lo que antes era un tubo recto.

Resumiendo, según la tarea o trabajo a realizar, necesitarás la moladora o amoladora con más, o menos fuerza. Lo vemos a continuación.

Función de la moladora o amoladora en el bricolaje casero

El empleo de la moladora o amoladora para pequeños obras en el hogar. Exactamente, trabajos de bricolaje, aunque incluso podría usarse para decapar metales, tajar cilindros, barras metálicas, cerámica…

Según la capacidad de la moladora o amoladora tendremos la posibilidad de realizar encargos más complicados o más simples.

Cómo usar la moladora o amoladora

Ahora que ya sabes qué es la moladora o amoladora, y sus usos, veremos cómo trabajar con esta herramienta y precauciones a pensar. Esencialmente, para pequeños arreglos en nuestra casa bastará con la moladora o amoladora.

Sin embargo, en su uso habitual (en el ámbito no doméstico), sería recomendable trabajar con la moladora o amoladora de superior capacidad.