esmeriladora o amoladora


¿Buscas una herramienta para cortar, desbastar, pulir o cepillar?. Escoge tu esmeriladora o amoladora para uso casero o intensivo.

Cómo seleccionar una esmeriladora o amoladora

La esmeriladora o amoladora es un instrumento que hace rotar un disco a muy elevadas revoluciones. Dependiendo del disco elegido se pueden desarrollar tareas de bricolaje totalmente distintos.

De este modo con una esmeriladora o amoladora se realizan tareas de corte, desbaste (retirar material), lijado, pulido y abrillantado, que son las funciones más usuales en diversos tipos de materiales como rocas, tochos, azulejos, granito, metal, madera…

Características que no puedes desconocer al optar una esmeriladora o amoladora

  • Capacidad: precisa la cantidad de tarea. A más cantidad de vatios (W), o dicho de otro modo a mayor potencia, más capacidad de trabajo tiene la esmeriladora o amoladora y mayor se ajusta en materiales diferentes. Puedes optar entre esmeriladora o amoladora de 750 W, de 1500 W de motor y de más de 1500 W.
  • Dimensión de la esmeriladora o amoladora. La medida de la esmeriladora o amoladora se define por el disco.
  • Miniamoladoras: son las de 115 mm y 125 mm. Son geniales para trabajos donde se necesita manejabilidad. Gracias a su reducido peso y dimensión son muy versátiles. Se manejan para cortar y desbastar zonas de complicado acceso; para materiales no tan duras; y para trabajar anchuras de hasta 20-30 mm. Una miniamoladora te sirve para confeccionar distintos tareas en tu hogar: decapar madera o metales, corte de conductos, varitas metálicas, cortar terrazo, pulir, etc.
  • Amoladoras grandes: las de 230 mm son las de más poder y se emplean para reparaciones más pesadas. Se usan para cortar y desbastar materiales grandes y para trabajar materiales de anchuras de hasta 60 mm. Muy recomendable su uso en una mesa de trabajo.

En este dominio de herramientas informamos de herramientas para todas las ocasiones e incluso, damos recomendaciones sobre el manejo práctico de las mismas.

En este artículo, vamos a descubrir qué es la esmeriladora o amoladora y sus usos.

esmeriladora o amoladora: ¿Qué es? y ¿Para qué sirve?

¿Qúe es la esmeriladora o amoladora?

La esmeriladora o amoladora es un utensilio eléctrico, manual y está formada por un mecanismo eléctrico de fuerte fuerza, que se encuentra empalmado mediante engranajes reductores (si se trata de amoladoras angulares) o directamente al centro del mecanismo (en el caso de las amoladoras rectas). Es en la punta del centro donde se acopla el disco. Los discos para amoladora que se consumen deciden la actividad a desarrollar o podríamos decir que, dependiendo la tarea a desarrollar, se preferirá un disco concreto a fin de realizarla con mayor calidad.

¿Para qué sirve la esmeriladora o amoladora?

Este es quizás el punto más considerable, porque concretar para qué se usa la esmeriladora o amoladora te dará la opción de saber qué clase de uso puedes esperar de ella en tu estudio.

la esmeriladora o amoladora puede ser utilizada para producir una altísima cantidad de trabajos, ya sea de forma profesional, en el estudio o bien para faenas de bricolaje y el motivo se debe a su formidable diversidad en las tareas.

Aunque no lo dirías nunca, con un modelo pequeño es posible cortar mármol con la esmeriladora o amoladora, además de partir cerámica con la esmeriladora o amoladora además de usar la esmeriladora o amoladora para cortar pared.

Resumiendo:La clave para asimilar para qué usaremos la esmeriladora o amoladora es saber que trabaja a la perfección para realizar tareas de corte, pulido y desbaste.

Si miras modelos podrás encontrar dos modelos de amoladoras: las pequeñas, que normalmente reciben el nombre de mini amoladoras, que gastan discos de 115.mm o 125.mm, mientras que sus potencias alternan entre los 500W y los 1500W y las normales, a las que se les aplica discos de 230.mm, consiguiendo unas potencias más altas, situándose a los 2000W y 2600W.

Dijimos anteriormente que según la actividad a realizar, será necesario qué disco a equipar. Y no lo tendremos nada fácil pues deberás elegir entre una enorme variedad de alternativas, siendo los más típicos los discos para pulir y el popular disco diamantado… ¡Conoce la amplia variedad de discos para amoladora!

Funcionalidad de la esmeriladora o amoladora

Lo más importante es comprender que tener la esmeriladora o amoladora es perfecto tanto para los fáciles ideas que tengamos de bricolaje así como los encargos en una obra. la esmeriladora o amoladora son herramientas que no tienen diferenciaciones entre distintos de trabajo. Normalmente solemos tener en la cabeza la idea preestablecida de que en el ámbito profesional debemos adquirir esmeriladora o amoladora más profesionales y resistentes, muchas veces nos encontraremos con casos contrarios.

En determinadas tareas domesticas podemos necesitar un uso potente de la esmeriladora o amoladora, y puede ser que en muchos tareas profesionales la dureza de trabajo a la que sometemos la esmeriladora o amoladora es muy baja por lo que no necesitaremos un modelo top de gama. En resumen: Debemos elegir y decantarse por el artículo en función al uso que vamos a someter a la esmeriladora o amoladora, sin tener en cuenta que que la su utilidad sea para trabajos del hogar o profesionales.

Utilidad de la esmeriladora o amoladora

Como ya hemos comentado la esmeriladora o amoladora sirven para distintos trabajos entre ellos: lijar, pulir o hacer cortes finos en plásticos… Justo en el corte esta pequeña sierra ofrece los mejores resultados ya que los cortes son rectos y limpios.

En el mercado encontraremos, principalmente, dos clases de la esmeriladora o amoladora: Las normales y las minis. La única diferencia es la clase de trabajo que solemos realizar. Mientras que las faenas más sutiles se se pueden realizar con una mini, los trabajos exigentes se suelen hacer con la esmeriladora o amoladora normales.

Uso de la esmeriladora o amoladora en el entorno técnico

la esmeriladora o amoladora concede unos ideales resultados en cuanto a los cortes que desarrolla, ya que efectúa cortes rectos y límpios.

Por otro lado, gracias a la esmeriladora o amoladora, se logra una mayor efectividad gracias al ahorro de tiempo en el trabajo realizado.

Un ejemplo de faenas que se pueden desarrollar con la la esmeriladora o amoladora, son cortes con punta en conductos de hierro. Es decir, haciendo un corte en el conducto con un codo a 45 grados, tendremos dos caños, que si los juntamos, formarán un vértice de 90 grados, del tubo recto original.

En resumen, dependiendo de la obra o encargo a hacer, sacarás más partido a la esmeriladora o amoladora con más, o menos nervio. Lo veremos en nuestras recomendaciones.

Usos de la esmeriladora o amoladora en el ámbito doméstico

El empleo de la esmeriladora o amoladora para las puntuales reparaciones en el hogar. Exactamente, tareas de bricolaje, aunque incluso puede valer para decapar metales, tajar tubos, varillas metálicas, cerámica…

Según la capacidad de la esmeriladora o amoladora podremos ejecutar tareas más engorrosos o más sencillos.

Cómo manejar la esmeriladora o amoladora

Ahora que ya hemos explicado qué es la esmeriladora o amoladora, y su funcionalidad, trataremos cómo trabajar con esta herramienta y prudencias a tener en cuenta. Principalmente, para pequeñas tareas en el domicilio bastará con la esmeriladora o amoladora.

Sin embargo, en su uso común (en el ámbito no casero), se recomienda emplear la esmeriladora o amoladora de mayor fuerza.