amoladora de segunda mano


¿En tu trabajo necesitas cortar, desbastar, pulir o cepillar?. Elige tu amoladora de segunda mano para uso casero o profesional.

Cómo seleccionar una amoladora de segunda mano

La amoladora de segunda mano es un instrumento que hace rodar un disco a muy altas revoluciones. Dependiendo del disco por el que se haya optado se pueden efectuar trabajos de bricolaje totalmente distintos.

De este modo con una amoladora de segunda mano podremos hacer tareas de corte, desbaste (retirar material), lijado, pulido y abrillantado, que son las utilizaciones más comunes en distintos tipos de materiales como guijarros, ladrillo, cerámica, granito, metal, madera…

Aspectos a tener en cuenta al elegir una amoladora de segunda mano

  • Poder: precisa la amplitud de trabajo. A más amplitud de vatios (W), o dicho de otro modo a mayor watios, mayor capacidad de trabajo tiene la amoladora de segunda mano y más se ajusta en materiales distintos. Puedes elegir entre amoladora de segunda mano de 750 W, de 1500 W de potencia y de más de 1500 W.
  • Tamaño de la amoladora de segunda mano. La dimensión de la amoladora de segunda mano se determina por el disco.
  • Miniamoladoras: son las de 115 mm y 125 mm. Son las indicadas para reparaciones donde debido al pequeño espacio de trabajo necesitamos algo pequeño para maniobrar bien. Por su mínimo peso son adaptables a cualquier situación. Se manejan para cortar y desbastar espacios de intrincado acceso; para zonas más blandas; y para trabajar espesores de hasta 20-30 mm. Una miniamoladora está pensada para ejecutar distintos reparaciones en tu casa: decapar listones o metales, corte de conductos, varitas metálicas, cortar azulejos, lijar, etc.
  • Amoladoras grandes: las de 230 mm son las de más poder y se usan para para usos más duros. Se usan para cortar y desbastar espacios grandes y para reparar materiales de grosores de hasta 60 mm. Es recomendable su uso en una mesa de trabajo.

En este dominio de herramientas siempre escribimos sobre herramientas de todo tipo e incluso, damos indicaciones sobre el manejo útil de estas.

En este caso, vamos a descubrir qué es la amoladora de segunda mano y todo lo que puedes hacer con ella.

amoladora de segunda mano: ¿Qué es? y ¿Para qué sirve?

¿Qúe es la amoladora de segunda mano?

La amoladora de segunda mano es una herramienta eléctrica, manual y está conformada por un mecanismo eléctrico de altísima potencia, que se encuentra acoplado mediante engranajes reductores (si se trata de amoladoras angulares) o directamente al centro del mecanismo (en el caso de las amoladoras rectas). Es en la punta del eje donde se articula el disco. Los discos para amoladora que se aplican limitan la función a desarrollar o dicho de otra forma, dependiendo el trabajo a proceder, se preferirá un disco distinto a fin de realizarla de forma más óptima.

¿Para qué sirve la amoladora de segunda mano?

Este es sin lugar a dudas el punto más significativo, porque especificar para qué se usa la amoladora de segunda mano te permitirá conocer qué clase de uso puedes esperar de ella en tu obrador.

la amoladora de segunda mano es ideal para efectuar una altísima suma de tareas, ya sea de forma técnica, en el estudio o bien para faenas de bricolaje y eso es por qué a su gran diversidad en las tareas.

Aunque te cueste creer, con un modelo mediano podrás perfectamente cortar mármol con la amoladora de segunda mano, también podrás recortar cerámica con la amoladora de segunda mano o también aprovechar la amoladora de segunda mano con el fin de cortar pared.

En definitiva:La clave para asimilar para qué usamos la amoladora de segunda mano es entender que se desempeña, se mueve a la perfección para hacer trabajos de corte, pulido y desbaste.

En el mercado existen dos tipos de amoladoras: las pequeñas, que normalmente reciben el nombre de mini amoladoras, que consumen discos de 115.mm o 125.mm, mientras que sus potencias alternan entre los 500W y los 1500W y las normales, en estas solemos encontrar discos de 230.mm, consiguiendo unas potencias más altas, situándose en una horquilla entre 2000W y 2600W.

Dijimos anteriormente que dependiendo el tipo de actividad a hacer, será necesario qué disco a poner en la máquina. Y no lo tendremos nada fácil pues encontraremos una enorme diversidad de alternativas, siendo el ABC de toda amoladora los discos para pulir y el conocido disco diamantado… ¡Debes conocer la gran variedad de discos para amoladora!

Usos de la amoladora de segunda mano

Lo primero y más importante es saber que tener la amoladora de segunda mano es tan válido para los inusuales ideas que tengamos de bricolaje como para los trabajos en una obra. la amoladora de segunda mano son utensilios que no muestran diferencias entre ambos mundos. Normalmente solemos tener en la cabeza la idea preestablecida de que en el ámbito profesional debemos adquirir amoladora de segunda mano más potentes y resistentes, este pensamiento no obedece a ninguna norma.

En determinados trabajos domésticos podemos necesitar un uso potente de la amoladora de segunda mano, mientras que en puntuales tareas industriales el uso de la amoladora de segunda mano es puramente residual por lo que no necesitaremos comprar el modelo más caro. En resumen: Es importante seleccionar y adquirir una herramienta dependiendo al uso que vamos a someter a la amoladora de segunda mano, sin contemplar que que la su utilidad sea para tareas del hogar o profesionales.

Aplicaciones de la amoladora de segunda mano

Como ya hemos comentado la amoladora de segunda mano sirven para muchas tareas entre ellos: lijar, pulir o hacer cortes finos en madera… Precisamente en el corte esta herramienta ofrece los mejores resultados ya que dichos cortes son rectos y limpios.

En las tiendas encontramos, habitualmente, lo más normal, dos tipologías de la amoladora de segunda mano: Las normales y las minis. La diferencia entre estas dos es la clase de trabajo que solemos realizar. Mientras que las faenas más tranquilas se es posible realizar con una mini, los trabajos fuertes se acostumbran a realizar con la amoladora de segunda mano normales.

Empleo de la amoladora de segunda mano en el medio técnico

la amoladora de segunda mano provee unos excelentes resultados en cuanto a los cortes que genera, ya que ejecuta cortes rectos y límpios.

Paralelamente, gracias a la amoladora de segunda mano, se obtiene una superior optimización gracias al ahorro en la duración en el trabajo realizado.

Un ejemplo de trabajos que se pueden realizar con la la amoladora de segunda mano, son cortes con ángulos en conductos de acero. En definitiva, en hacer un corte en el cilindro con un ángulo a 45 grados, lograremos tener dos tubos, que si los fusionamos, conformarán una esquina de 90 grados, del tubo recto original.

Resumiendo, según la faena o encargo a terminar, será recomendable la amoladora de segunda mano con más, o menos poder. Lo veremos en nuestras recomendaciones.

Usos de la amoladora de segunda mano en el ámbito doméstico

El empleo de la amoladora de segunda mano para las puntuales reconstrucciones en el ámbito doméstico. Concretamente, trabajos de bricolaje, sin embargo igualmente podría utilizar para decapar metales, partir cánulas, varillas metálicas, azulejos…

Según las dimensiones de la amoladora de segunda mano podremos ejecutar encargos más difíciles o más simples.

Cómo usar la amoladora de segunda mano

Ahora que ya sabes qué es la amoladora de segunda mano, y sus funciones, trataremos cómo trabajar con ella y cuidados a tener en cuenta. primordialmente, para el bricolaje en el domicilio bastará con la amoladora de segunda mano.

Sin embargo, en su uso habitual (en el ámbito pro), es necesario trabajar con la amoladora de segunda mano de superior tamaño.