amoladora de 115 o 125


¿En tu trabajo necesitas cortar, desbastar, pulir o cepillar?. Elige tu amoladora de 115 o 125 para uso casero o intensivo.

Cómo seleccionar una amoladora de 115 o 125

La amoladora de 115 o 125 es un utensilio que hace rodar un disco a muy altas revoluciones. En función del disco elegido se pueden realizar trabajos de bricolaje diferentes.

De este modo con una amoladora de 115 o 125 se realizan trabajos de corte, desbaste (retirar material), lijado, pulido y abrillantado, que son las utilizaciones más habituales en distintos tipos de elementos como pedruscos, baldosas, gres, granito, metal, troncos…

Características que deberías conocer al escoger una amoladora de 115 o 125

  • Potencia: precisa la capacidad de tarea. A mayor amplitud de vatios (W), o dicho de otro modo a mayor watios, más capacidad de trabajo tiene la amoladora de 115 o 125 y superior se ajusta en materiales distintos. Puedes preferir entre amoladora de 115 o 125 de 750 W, de 1500 W de potencia y de más de 1500 W.
  • Medida de la amoladora de 115 o 125. La dimensión de la amoladora de 115 o 125 se define por el disco.
  • Miniamoladoras: son las de 115 mm y 125 mm. Son ideales para reparaciones donde la manejabilidad es importante. Debido a su escaso peso son muy versátiles. Se utilizan para cortar y desbastar zonas de dificultoso acceso; para extensiones no tan duras; y para trabajar densidades de hasta 20-30 mm. Una miniamoladora funciona para hacer distintos trabajos en tu vivienda: decapar tablas o metales, corte de cilindros, varitas metálicas, cortar azulejos, pulir, etc.
  • Amoladoras grandes: las de 230 mm son las de máxima fuerza y se emplean para trabajos más pesados. Se utilizan para cortar y desbastar extensiones grandes y para reparar materiales de espesores de hasta 60 mm. Se recomienda su uso en una mesa de trabajo.

En este site escribimos sobre herramientas de toda clase e incluso, siempre damos advertencias sobre el funcionamiento útil de estas.

En esta ocasión, vamos a descubrir qué es la amoladora de 115 o 125 y todo lo que puedes hacer con ella.

amoladora de 115 o 125: ¿Qué es? y ¿Para qué sirve?

¿Qúe es la amoladora de 115 o 125?

La amoladora de 115 o 125 es un utensilio eléctrico, manual y está conformada por 1 motor eléctrico de alta capacidad, que se encuentra acoplado mediante encajes reductores (si se trata de amoladoras angulares) o directamente al centro del mecanismo (en el caso de las amoladoras rectas). Es en la punta del centro donde se conecta el disco. Los discos para amoladora que se usan decretan la labor a desenvolver o podría pensarse al revés en realidad, dependiendo la labor a realizar, se adoptará un disco distinto a fin de realizarla de forma más óptima.

Qué utilidad tiene la amoladora de 115 o 125?

Este es sin lugar a dudas el punto más importante, porque puntualizar para qué vale la amoladora de 115 o 125 te dará la opción de conocer qué tipo de uso puedes conseguir en tu lugar de trabajo.

la amoladora de 115 o 125 es perfecta para desarrollar una gran cantidad de tareas, ya sea de forma profesional, en el garaje ya sea para faenas de bricolaje y el motivo se debe a su formidable versatilidad.

Aunque no lo dirías nunca, con un modelo pequeño es posible cortar mármol con la amoladora de 115 o 125, también podrás partir cerámica con la amoladora de 115 o 125 o también aprovechar la amoladora de 115 o 125 para cortar pared.

Resumiendo:La clave para saber para qué sirve la amoladora de 115 o 125 es tener presente que trabaja a la perfección para realizar tareas de corte, pulido y desbaste.

Básicamente tenemos dos modelos de amoladoras: las pequeñas, también llamadas mini amoladoras, que gastan discos de 115.mm o 125.mm, con potencias que van entre los 500W y los 1500W y las grandes, que suelen utilizar discos de 230.mm, con unas potencias más altas, llegando a los 2000W y 2600W.

Como hemos comentado, según la actividad a realizar, será necesario el tipo de disco a poner en la máquina. Y deberemos saber bien qué necesitamos hacer pues debes saber que existe una amplia diversidad de alternativas, encontrando como alternativas destacadas los discos para pulir y el popular disco diamantado… ¡Descubre la amplia selección de discos para amoladora!

Empleos de la amoladora de 115 o 125

Lo primero y más importante es saber que trabajar con la amoladora de 115 o 125 sirve tanto para los pequeños ideas que tengamos de casa como también los trabajos en un taller. la amoladora de 115 o 125 son herrramientas que no entienden diferencias entre distintos de trabajo. Lo más común es tener la idea de que para un uso profesional demandaremos amoladora de 115 o 125 más potentes y resistentes, no tiene por qué ser así.

En determinadas tareas domesticas podemos necesitar un uso intensivo de la amoladora de 115 o 125, y puede ser que en muchos trabajos industriales el uso de la amoladora de 115 o 125 será puramente residual por lo que no necesitaremos un modelo top de gama. Así pues: Debemos escoger y comprar un producto habiendo analizado el uso que le daremos a la amoladora de 115 o 125, sin tener en cuenta que su uso sea para trabajos domésticos o profesionales.

Aplicaciones de la amoladora de 115 o 125

Como ya hemos comentado la amoladora de 115 o 125 sirven para distintos trabajos entre los que se encuentran: lijar, pulir o hacer cortes finos en plásticos… Precisamente en el corte la amoladora saca su mayor rendimiento ya que los cortes son rectos y limpios.

En el mercado encontramos, habitualmente, lo más normal, dos tipologías de la amoladora de 115 o 125: Las normales y las minis. La principal diferencia es la tipología de trabajo que queremos ejecutar. Mientras que las faenas más tranquilas se es posible realizar con una mini, los trabajos intensivos se acostumbran a realizar con la amoladora de 115 o 125 normales.

Utilidad de la amoladora de 115 o 125 en el entorno profesional

la amoladora de 115 o 125 suministra unos excelentes rendimientos en cuanto a los cortes que hace, ya que desarrolla cortes rectos y límpios.

Paralelamente, gracias a la amoladora de 115 o 125, se consigue una superior efectividad gracias al ahorro de horas en el trabajo realizado.

Un ejemplo de labores que se pueden realizar con la la amoladora de 115 o 125, son cortes con aristas en conductos de chapa. En resúmen, haciendo un corte en el conducto con una arista a 45 grados, lograremos tener dos tubos, que si los juntamos, formarán una esquina de 90 grados, del tubo recto original.

Así que en conclusión, dependiendo de la faena o encargo a hacer, sacarás más partido a la amoladora de 115 o 125 con más, o menos fuerza. Lo vemos a continuación.

Función de la amoladora de 115 o 125 en el ámbito doméstico

El uso de la amoladora de 115 o 125 para habituales reparaciones en el domicilio. En concreto, tareas de bricolaje, no obstante también puede utilizar para decapar metales, cortar caños, barras metálicas, cerámica…

Según la potencia de la amoladora de 115 o 125 podremos hacer encargos más intrncados o más fáciles.

Cómo utilizar la amoladora de 115 o 125

Ahora que ya sabes qué es la amoladora de 115 o 125, y sus usos, vamos a ver cómo usarla y precauciones a considerar. Principalmente, para pequeños trabajos en nuestra casa nos alcanzará con la amoladora de 115 o 125.

Sin embargo, en los casos más habituales (en el ámbito no doméstico), se recomienda el uso la amoladora de 115 o 125 de mayor capacidad.